Todas nuestras Escuelas tienen como fin el dar las herramientas suficientes que ayuden a crear un estilo de vida para que la Iglesia camine en victoria, autoridad, santidad y poder.

Escuela de Líderes

2 Eventos anuales

En esta escuela incentivamos a llevar un estilo de vida como el de Cristo. Se busca que el alumno crezca en su carácter, espíritu y capacidad de liderazgo para inspirar a otros.

Escuela de Sanidad y Liberación

2 Eventos anuales

La escuela de Sanidad y Liberación tiene como intención la restauración integral del creyente en su alma, en su cuerpo y espíritu. Aquí el alumno obtendrá herramientas necesarias para vivir en libertad y ayudar a otros a ser libres. Es un tiempo para conocer la intención de Dios en lo que respecta a nuestro caminar diario en Él, en Victoria.

Escuela Profética

2 Eventos anuales

Para crear una cultura profética se necesita pasar los principios y valores de amor y honra. La intención es ayudar a la iglesia a aprovechar este recurso que Dios da, conocido como ministerio profético, romper los tabús y formar a la iglesia para que sepa distinguir lo verdadero y lo falso, lo puro de lo adulterado y por sobretodo que ame la Palabra (Biblia) más que una palabra.

Escuela de Líderes

2 Eventos anuales

En esta escuela incentivamos a llevar un estilo de vida como el de Cristo. Se busca que el alumno crezca en su carácter, espíritu y capacidad de liderazgo para inspirar a otros.

Escuela de Sanidad y Liberación

2 Eventos anuales

La escuela de Sanidad y Liberación tiene como intención la restauración integral del creyente en su alma, en su cuerpo y espíritu. Aquí el alumno obtendrá herramientas necesarias para vivir en libertad y ayudar a otros a ser libres. Es un tiempo para conocer la intención de Dios en lo que respecta a nuestro caminar diario en Él, en Victoria.

Escuela Profética

2 Eventos anuales

Para crear una cultura profética se necesita pasar los principios y valores de amor y honra. La intención es ayudar a la iglesia a aprovechar este recurso que Dios da, conocido como ministerio profético, romper los tabús y formar a la iglesia para que sepa distinguir lo verdadero y lo falso, lo puro de lo adulterado y por sobretodo que ame la Palabra (Biblia) más que una palabra.